La mansión Picassiette: Un lugar lleno de impresionantes mosaicos.

La mayoría de personas que visitan Francia acuden a ver los lugares más conocidos como la torre Eiffel, el Arco del Triunfo o la catedral de Notre Dame, pero este encantador país tiene más lugares que visitar. Muchos son curiosos y poseen un encanto casi irreal, con una historia increíble tras ellos y es por esto que te presentamos la mansión Picassiette, un lugar tapizado de mosaicos.

Esta extraordinaria mansión fue la obra de Raymond Isidore, el cual dedicó 26 años de su vida a crearla.

Se cree que gastó un aproximado de 15 toneladas de fragmentos de vajilla y cristal para lograr su obra.

Si hablamos de la historia de Isidore, vemos que tuvo una vida muy rara, perdió su vista y la recuperó poco tiempo después de la muerte de su padre. A los doce años ocupó su puesto como dueño de una fundidora. A los 24 se casó con una viuda con la cual compraron un terreno en afueras de Chartres y con sus propias manos levantó una humilde vivienda para él y su familia, la cual sólo estaba equipada con lo básico de una casa de clase media de esa época.

La mansión Picassiette: Un lugar lleno de impresionantes mosaicos.

En 1935 perdió su trabajo y comenzó a trabajar en el vertedero municipal. Fue entonces cuando a Isidore le llegó la inspiración de recrear en su casa los rosetones y mosaicos que habían decorado la catedral de Chartres y que habían sido destruidos durante los bombardeos de la guerra. No se sabe de dónde le llego la idea y la inspiración exactamente, pero de algo estamos muy seguros:

Nadie lo iba a hacer cambiar de opinión.

La mansión Picassiette: Un lugar lleno de impresionantes mosaicos.

Pasó dos años guardando todo tipo de vidrio que le pudiera servir para la obra que estaba elaborando cuidadosamente en su mente. Luego de recoger una gran cantidad, renunció a su trabajo y se dedicó a buscar el material que le hacía falta por las calles de las ciudades. Toda la gente veía a Isidore en su tarea día tras día y es por ello que le apodaron Picassiette, lo cual vendría siendo una combinación de Picasso y assiette (plato).

Era “el Picasso de la vajilla”.

El día en que Isidore sintió que tenía el material suficiente, se encerró y creo la obra de arte que conocemos hoy en dia. Cabe destacar que este hombre no tenía ningún tipo educación ni cultura como la que podría tener un arquitecto. Era alguien casi analfabeto, pero a pesar de ello su inspiración pudo más y creó la bella mansión que conocemos ahora en día ¿Te imaginas lo que hubiera logrado alguien como él estudiando arquitectura?

La mansión Picassiette: Un lugar lleno de impresionantes mosaicos.

Sin duda es una historia muy motivadora y este punto turístico es un lugar precioso que vale la pena  visitar. Te dejamos el mapa para que puedas echarle un vistazo cuando viajes a Francia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here